Acercan sus orillas ...

-

-

sábado, 24 de diciembre de 2016

Una carta Para tí




No te conozco , nunca te vi
sólo se de ti, aquello que se dice por ahí
o aquello que nos enseñan cuando somos pequeños
No frecuento tu casa y muchas veces 
dudo de tu existencia.
A pesar de haber sido educada en tus principios,
sigo apenas aquellos que considero justos
al menos para mi.
Quiero creer que estás ahí 
que escuchas a quien de ti precisa 
y que cree en tu fuerza, en tu bondad.
También se que es más fácil tener a quien culpar
por todos los males que nos suceden,
por las lágrimas que derramamos.

Si, es cierto , andas en las bocas del mundo
sí, mucho más en estas fechas
que
si eres bueno, si eres un milagro, si una mano 
que sostiene, si, si ,si..
No suelo rezar, más hablo muchas veces contigo 
a mi manera 
no uso grandes palabras de loas 
si me escuchas, bien sabes que te hablo
como a un amigo,
sé que siempre es un monologo,
 pues de ti
no recibo respuesta .
A veces, parezco una niña que habla 
con su amigo imaginario,
y tal vez seas eso, un amigo;
claro que pensándolo bien ancho es este mundo 
para que puedas hablar con tanta gente 
sobre todo al mismo tiempo
¿verdad?

No sé si soy justa en esto que siento por ti
la verdad, ni se si acierto con lo que te digo
puedo errar en cada sentido
en cada sensación 
ya sabes :  solo soy humana 
desde el día que según me contaron 
tu decidiste que comenzase mi vida 
¿a tu imagen y semejanza?


Nunca te pedí algo para mi
nunca te culpe por aquello que ha sucedido 
no sería justo, 
una vez que no se si realmente estás presente 
en lo que me rodea
cuando te pido algo   
lo hago por todos aquellos que en ti depositan 
su esperanza, su fe, 
por aquellos que amo.
Y lo sabes, porque 
siempre te pedí algo para esos hermosos
pedacitos de mi alma 
no te prometí sacrificios, 
ni sabría hacerlos pues la vida 
ya muchas veces en si misma 
es un sacrificio.

Como no nací sabiendo cuanto tiempo
duraría a mi vida 
no se cuantos días ya he gastado
ni cuantos me faltan por vivir 
tampoco es demasiado preocupante
malgastar el tiempo en re- cuentos.

Disculpa mis maneras  
y no dejes de ser mi amigo
ayudando a quienes mas amo
a todos aquellos que me necesitan.

En cuanto a mi, bien, 
lo dejo a tu criterio pues sabes 
que te agradezco cuando me escuchas
[aun que calles]
aunque también soy la primera 
en negar tu existencia
cuando alguien querido se me va 
Por eso tú y solo tú debes saber
si me merezco tu abrazo protector.

Hoy te escrito en este retazo de mi alma 
una carta para ti 
© MaRía





Felices Fiestas
que sean de la manera que deseáis
y con quienes amáis
un abrazo inmenso
desde esta orilla a la vuestra