jueves, 24 de marzo de 2016

La caricia del viento

Escuchando:

     Lanza tus sueños al espacio 
como una cometa
 y no sabes  lo que te devolverán:
 una nueva vida, un nuevo amigo,
 un nuevo amor, un nuevo país.
Anaïs Nin
                                      Vuelo de cometas
que se elevan ligeras
a espacios infinitos
buscando la caricia del viento

                       Una cometa en el desván del olvido,
   el sueño de un niño que hace cosquillas al tiempo
     ahora cubierta de polvo inerte
       sin viento que la abra para dejarse llevar
         junto a ella una madeja de alambre enmarañado
             tantos nudos, enredados, entrelazados.
      Un día subió al desván; le dio lastima 
 el verla tan arrugada y suavemente  
la fue liberando de aquella capa de polvo, 
desenmarañando aquella madeja
 con sumo cuidado.
     
Pensó en abandonarla en más de una ocasión.
 La  fatiga, la inseguridad de que fuera útil, 
le decía que la dejara donde estaba ;
claro que el sabia que ella guardaba entre sus alas recuerdos de historias imperecederas y que al abrirla resucitaría momentos felices e inocentes.
  Quiso encontrar momentos felices,
que ahora se han ido; 
recorrer espacios abiertos 
por caminos de vientos etéreos,
 sufrir la risa estridente y también llorar,
inflarse con su respiración jadeante; 
pero cansada de buscar 
su felicidad y la sabia ráfaga del viento
 que la eleve alcanzando su espera.
          Lacia cometa en el espacio,
 esperando que la brisa del viento,
 la acaricie, suavemente, 
que la empuje lejos,
 cerca del aire fresco
 donde balancearse con gracia,
 en elegantes movimientos.
Y allí,
 moverse sinuosa
 con su serpenteante cola.
         En ese instante, 
el cielo azul se torna colorido,
 el sol se ilumina, 
deslumbra,
 se escuchan crujidos 
en vórtices envueltos de viento,
 en ese espacio infinito,
 donde esta destinada a habitar.
   Una sonrisa dibuja arrugas 
en la cara del anciano,
 la  mano se abre dejando, que ella, su amiga,
 fluya libre,acentúa su vuelo, 
 nada lo impide impulsado por la brisa 
y finalmente navega impulsada por la brisa,
 hasta que por fin, ella, acaricia el cielo.

MaRía

Feliz Semana Santa 
un abrazo muy cálido 
ah... y no dejéis de volar ...
...de soñar 

<